Yo, todos los días, invierno o verano me levanto a las 5.50 am. En diciembre tuve un pequeño “descanso” y en enero me costó mucho regresar a mi rutina (sobretodo porque no tenía la necesidad de levantarme a preparar loncheras) pero la verdad es que con este calor, sólo puedo hacer ejercicio bien temprano y además disfruto mi tiempo sola cuando la casa todavía está “dormida” y todo está en silencio. Aquí unos truquitos que me ayudaron a regresar a mi rutina.

Deja tu alarma BIEN lejos. Leí esto en algún lado y es el truco más efectivo de todos. Pon tu alarma (o tu celular) alejada de tu mesa de noche, puede ser en la puerta de tu cuarto, por ejemplo (tampoco tan lejos que no lo escuches, obviamente). Tendrás que levantarte para apagarla, obligatoriamente. Ya diste el primer paso.

¡Abre las cortinas! ¡Deja que entre el sol a tu cuarto, ahora si no hay marcha atrás!

Toma un vaso de agua inmediatamente. Apenas te levantes toma un vaso de agua grande. Es más, déjalo en tu mesa de noche antes de acostarte. De esa manera te sentirás más alerta y súper hidratada después de 8 horas sin tomar agua.

Haz planes. Nada mejor que hacer ejercicio bien temprano, comienzas tu día con mucho más energía. Además si te gusta correr o caminar, en el verano es ideal hacer tu ejercicio cuando todavía el sol no está tan fuerte. Matricúlate en una clase bien temprano o queda con un amig@ para hacer ejercicio juntos, así se motivan mutuamente.

¿A qué hora te levantas en las mañanas? Según el horóscopo chino en el Año del Gallo se verán beneficiadas las personas que madrugan … ¡ya saben!