Si hay un peinado que me encanta es el moño de bailarina. En especial las versiones más modernas, donde mantiene la forma pero sin ser tan “jalado” y dejando algunos pelitos desordenados, lo que lo hace más actual. El tema es que … nunca me sale bien, o si me sale, no dura más de unas horas. Aparentemente, estaba haciendo todo mal.

¿Sabes que es el alma? Así se llama este pequeño artefacto, parecido a un donut. Según Ma Celeste Poño, directora técnica de Haircore Stylists, el alma es genial cuando tienes poco pelo, o cuando necesitas ayuda para que el moño se mantenga en su sitio (lo que me pasaba a mí, que se iba “chorreando” a medida de que pasaba el día). Lo venden en tiendas especializadas (Ma Celeste me contó que también puedes hacer el tuyo ¡usando una media panty!)

Comienza con una cola alta. Otro secreto que me dieron en Haircore Stylists es que estos moños salen mejor cuando el pelo no está recién lavado.


Ahora pasa la cola por el hueco del “alma” o donut.

Empieza a envolver tu cola, siempre de adelante hacia atrás, formando el moño. Usa ganchitos para sostener el pelo (calcula usar mínimo cinco ganchos).

¡Listo! ¿Te gusta? Me encanta para usar con un polo o jeans pero también con un vestido. Para mí, nada más cómodo que tener la cara despejada. ¿Lo usarías?