¿Por qué las famosas se vuelven locas con el Omega-3? En serio, pareciera que en cada entrevista que leo, cuando les preguntan sobre sus secretos para una linda piel, siempre mencionan que consumen muchísimo Omega-3 a través de salmón (porque siempre es salmón, ¿no?) o de suplementos. Por eso le pedí a la súper capa de Adriana Carulla, nutricionista, que además tiene un blog: https://adrianacarulla.wordpress.com, MUY recommendable, que me explique por qué es tan importante y cómo consumirlo … que no sea necesariamente en salmón (que me encanta dicho sea el paso, pero qué les puedo decir, hay un presupuesto chicas … jajajaja)

Me parece que todo comenzó con el Dr. Nicholas Perricone, dermatólogo famoso por introducir el concepto de los “súper alimentos” y de hacer énfasis en que la piel refleja nuestra dieta.

En su libro “Los siete secretos del Dr. Perricone para la belleza, salud y longevidad” el famoso dermatólogo escribe: “Algunos de los beneficios inmediatos de incorporar los omega-3 en nuestra dieta diaria son: piel luminosa, brillante y libre de arrugas, pérdida de peso, conservación de la masa muscular, mejor absorción de los nutrientes que contienen los alimentos y un estado feliz y positivo”.

Para él, estos ácidos grasos esenciales son necesarios para una piel sana y suave, y ayudan a reparar la barrera protectora que mantiene la humedad adentro. Osea, el Omega-3 repara la piel de adentro hacia afuera.

¿Cómo consumirlo?

Para Adriana Carulla, las grasas son sumamente importantes, simplemente hay que saber escogerlas. Ella me explicó “Los ácidos grasos Omega-3 son esenciales porque el cuerpo no los puede producir y los tenemos que consumir en nuestra dieta diaria escogiendo alimentos con un mayor contenido de grasa instaurada como palta, huevo, semillas de linaza, chía, ajonjolí, nueces, pistachos, maní, aceitunas, pescados grasos como salmón, atún, sardina, etc. La clave es la variedad y el consumo tiene que ser en cantidades adecuadas”.

Antes de que corras a comprar tu suplemento de Omega-3, atención a lo que nos dice Adriana: “Los suplementos no tienen los mismo efectos en el organismo, pero pueden ser consumidos como método de prevención entre 300 a 600mg al día (pueden ser dosis más altas con la supervisión de un profesional) no puedo negar que el consumo de pescado es mejor, ya que además de Omega-3 tiene proteína, vitamina D y selenio, todos estos nutrientes trabajan en conjunto para prevenir enfermedades”.

Si quieres cantidades entonces: en el caso de pescado son 450 gramos a la semana como mínimo y en el caso de las semillas de 15 a 20 gramos al día. Si hay problemas cardiovasculares, aumentar a 40 gramos de chía al día en jugos, pudines, sopas, ensaladas, etc.