¡Amo las galletas de avena! Son melcochudas, saludables, te llenan de energía y las puedes variar con miles de ingredientes: nueces, ralladura de naranja, coco, chocolate … ¡lo que quieras! La receta básica, a prueba de errores, es esta...

Con tu batidora mezcla una taza de mantequilla (un paquete de 200 gramos) y una taza de azúcar blanca y una de azúcar rubia. Cuando la mezcla esté bien cremosa agrega dos huevos, un chorrito de vainilla y sigue batiendo. En un bol aparte, cierne 2 tazas de harina sin preparar, 1 cucharita de bicarbonato, 1 cucharita de sal, 1 1/2 cucharita de canela y 2 tazas de avena cruda. Haz bolitas con la masa y acomoda en una plancha para galletas enmantequillada, dejando un espacio. Achátalas ligeramente con tus dedos antes de meterlas al horno (previamente calentado a temperatura media) durante 10 minutos.

Ahora, en la variación está el gusto. Yo separé la masa en tres partes iguales. A una le puse 1/4 taza de coco rallado seco y 1/4 taza de arándanos secos.

También usé media taza de chips de chocolate, ralladura de naranja y 1/4 taza de nueces picadas.

Mis favoritas fueron las de coco, naranja rallada y orejones picados. ¡Deliciosas!

Las combinaciones son infinitas. Yo fui al mercado cerca de mi casa y pedí 100 gramos de distintos tipos de frutas secas y nueces. ¡La idea es encontrar la combinación que más te guste!