Mi amiga Charo Saavedra es de esos espíritus generosos. El otro día vino a visitar a uno de mis hijos por su cumple y le trajo estas galletitas que yo me (casi) acabe en una sola sentada (yo sé, pésimo de mi parte). ¡Pero es que estaban deliciosas! Una textura ligera y crocante, dulces pero nada empalagosas …¡Me imagino las posibilidades! Puedes ponerles ralladura de naranja, de limón, cranberrys picaditas, nueces, o como hice yo … jengibre caramelizado … ¡no saben lo ricas!

La receta “madre” es esta:

Galletas dulces de Charo

  • 200 gramos de mantequilla.
  • 2 tazas de avena cruda (yo la licué antes, Charo me dijo que no era necesario)
  • 1 1/4 taza de harina integral.
  • 1 taza de panela.
  • 1 cucharadita de bicarbonato.
  • 1 pizca de sal.
  • 1 huevo

Bates la mantequilla con la panela. Agregas la avena, harina, bicarbonato, huevo y sal. Puedes volverte loca con los sabores … o solo aromatizar con un chorrito de vainilla. Yo tenía guardado jengibre caramelizado (lo encontré aquí por si acaso) . Lo piqué chiquito, agregue un poco de ralladura de naranja y canela en polvo.

Para que sea más fácil yo congelé la masa durante una hora, después en una superficie enharinada (con harina integral) y con ayuda de un rodillo aplané la masa. Usa el cortador que quieras, si no tienes cortador usa un vasito pequeño.


Hornea a temperatura media hasta que las veas doradas. ¡Gracias Charo!