Cuando era chica los preparaba muy seguido. Hoy en día, por falta de tiempo y por no ser el postre más saludable del mundo que digamos, no los hago siempre, pero cuando me provoca algo dulce, crocante, relleno con manjar blanco y frito no hay forma de quitarme de la mente unos guargüeros, que además DEBEN ser hechos en casa, los de tienda no son lo mismo.

La receta es del clásico “Qué Cocinaré Hoy” de Nicolini.

Necesitas:

  • 1 taza de harina sin preparar
  • 4 yemas
  • 2 Cucharadas de mantequilla derretida
  • 1 cucharadita de pisco (indispensable)
  • Una pizca de Polvo de Hornear
  • Aceite para freír

Cernir la harina con el polvo de hornear y en el centro poner las yemas mezcladas con el pisco y la mantequilla derretida y fría.

Unir, amasar la masa y trabajarla bien. Dejar descansar por unos minutos cubierta con un palo. Después estira usando un rodillo y corta tiras de 10 cm de ancho y luego cuadrados. Así te saldrán guargüeros gigantes, si quieres más chicos adecua la medida. Une los bordes con clara de huevo.

Fríe en abundante aceite, pasa por papel secante y rellena con manjar blanco. Recomiendo 100% usar manjar blanco casero pero si no tienes a la mano usa uno de buena calidad.

¿Qué postre hacías de chica seguido y ahora no haces por ser demasiado trabajoso o calórico? ¡A veces es bueno darse el gusto, no?