Todo lo que deberías saber sobre su composición, explicado para dummies.

A estas alturas todas sabemos lo importante que es protegernos la piel del sol todos los días del año. Y salvo que tengas alguna condición especial en la piel como rosácea o acné severo, seguro compras un protector solar, sin receta médica. Lo que no significa que no deberías leer las etiquetas de los productos que compras. Es INDISPENSABLE saber hacerlo. En este artículo ha colaborado la súper capa de Rossana Effio, Toxicóloga de la UNMSM y colaboradora de la marca Weleda.

Entendiendo las siglas, de una vez por todas

¿Qué significa UV?

Significa “radiación ultravioleta”, que es una forma de energía invisible a nuestros ojos y forma parte de los rayos solares. Lo peligroso de estos es que si nos exponemos sin tomar medidas podría causar cáncer ya que daña el ADN de las células de nuestra piel

¿Cuál es la diferencia entre UVB y UVA?

La diferencia entre rayos UVA y UVB es la longitud de onda y la intensidad con la que actúan sobre nuestra piel.

UVA: Son los más abundantes en la superficie de la tierra y es causante del envejecimiento prematuro de la piel, alergias solares, manchas.

UVB: Esta radiación es muy dañina y es la causante de quemaduras (enrojecimiento), insolaciones y golpes de calor a corto plazo; a largo plazo, es responsable de las alteraciones genéticas o mutación del ADN, causando cáncer.

Fuente: http://blog.pharmahero.com/

Cuando busques un protector solar, busca uno que tenga protección UVA y UVB. En la etiqueta debería salir “protección de amplio espectro”, lo que significa que ha pasado por infinitas pruebas.

¿Cómo medir el SPF?

Cuando revisas la etiqueta del producto siempre hay un número al costado ¿no? SPF 15, SPF 30, SPF 50, etc. Hay muchas formas de determinar el SPF que necesitas. Una de ellas es basada en el tiempo de exposición y de tu propia resistencia al sol. Si tu piel se pone roja cuando te expones al sol sin protección solar en tan solo 10 minutos, entonces si te pones un protector solar de SPF 15 tendrás 2.5 horas de protección

SPF 15 x 10 minutos = 150 minutos

La otra es basada en la resistencia de la formula. SPF 15 bloquea alrededor del 93 al 95 % de los rayos UVB, SPF 30 bloquea el 97%, SPF 50 bloquea el 98% aproximadamente.

Aplicar y Reaplicar

Así te pongas bloqueador solar con SPF 50 en la mañana debes reaplicarlo durante el día. Ya que hay muchos factores que influyen en la función de nuestro protector solar como el tiempo, el sudor, el tono de tu piel, etc ¿Cuánto debes poner? Calcula un cuarto de cucharita para toda tu cara, cuello y escote.

Consejo: ¿Tienes una mesita o un aparador en la entrada de tu casa? El típico sitio donde tiras la cartera, las llaves y la correspondencia ni bien llegas. En la mía yo he puesto una canasta pequeña con diferentes protectores solares, antes de salir de casa es obligatorio ponerse el protector o guardarlo en la cartera o mochila para re aplicarlo cuando sea necesario.

Básicamente hay dos tipos de protectores solares

Protectores solares con filtro físico: Contienen sustancias minerales como el Dióxido de Titanio u Óxido de Zinc que actúan como microespejos reflejando la luz del sol y evitando su absorción. Actúan apenas los colocas y son muy bien tolerados por pieles sensibles (ideal si tienes rosácea, por ejemplo) o si tienes la piel muy blanca. Los contras de estos protectores es que son de fórmula espesa, te dejan la cara un poco blanca y hay que reaplicarlos con frecuencia (no todo es perfecto en esta vida)

Protectores solares con filtro químico: Contienen compuestos químicos que actúan mediante reacciones fotoquímicas absorben los rayos del sol y los vuelven inofensivos. Para que funcionen debes aplicarlo entre 20 y 30 minutos antes de exponerte al sol. Por eso si tienes la piel sensible y no te aplicaste el protector a tiempo es posible que antes que comience a funcionar puedas quemarte.

¿Qué ingredientes buscar y cuáles evitar? Encontré esta tabla en el extraordinario blog del Dr. David López Heras. Puedes imprimirla (o mejor aún hacer captura de pantalla) y llevarla contigo cuando vayas a comprar un bloqueador:

Fuente: Blog Dr. David López Heras

Recuerda que no todo en el sol es malo. El sol ejerce un efecto estimulante en el estado de ánimo, además produce toda una serie de reacciones físicas y químicas beneficiosas en el organismo. Sólo debes exponerte con precaución. ¡No es fácil esto de los protectores solares! Hay tantas opciones que cualquiera se confunde, pero es nuestra responsabilidad aprender a leer las etiquetas y escoger un protector de manera responsable, total es algo que usaremos todos los días!