Estamos entre amigas, ¿no? La idea de este blog es plantear temas reales, con los cuales nos podamos identificar de una manera simple, sincera y sin pretensiones. Hoy hablaremos de la libido femenina después del parto. ¿Cómo recuperarla? Lo conversé con Taly Mekler, especialista en terapia de pareja y sexualidad. Aquí van sus consejos.

Estamos entre amigas, ¿no? La idea de este blog es plantear temas reales, con los cuales nos podamos identificar de una manera simple, sincera y sin pretensiones. Hoy hablaremos de la libido femenina después del parto. ¿Cómo recuperarla? Lo conversé con Taly Mekler, especialista en terapia de pareja y sexualidad. Aquí van sus consejos.


- Es más común de lo que piensas

Una de las etapas en las que puede resultar más difícil lograr un balance en cuanto al apetito sexual, es cuando uno acaba de tener un bebé. ¡Y es que los bebés nos absorben y dejan exhaustas! Tranquila, no eres la única que se siente así y no está mal reconocerlo. Los bebés, en los primeros meses, nos dejan con muchas, pero muchas ganas… ¡de dormir! Si estás pensando que algo raro te sucede, quédate tranquila, porque es normal que el cansancio llegue a la cama antes que puedas, incluso, descifrar si tienes ganas o no.

-Lo primero y más importante es la comunicación

Supera la incomodidad de hablar de esto con tu pareja y dile cómo te sientes, verás que después será mucho mejor el ambiente entre los dos. No está demás recordarle nuestra labor como mamás de un recién nacido, y más aún si es que uno se ha reincorporado al trabajo. (A propósito, ¿vieron este estudio donde se confirma que las parejas que se dividen las labores domésticas disfrutan de una mejor vida sexual? Hmmm… lo sospeché desde un principio) http://bit.ly/1nXdU6u

-Busca nuevas formas de intimidad

Una vez que hayan podido conversar, procuren estar juntos. No necesariamente pensando en sexo, quizás puedan darse un baño juntos, un masaje relajante, mantener más contacto visual o tomarse de las manos. Verás que con el paso de los días, surgirán nuevamente las ganas de un encuentro sexual.

-No compares

Un error muy frecuente es comparar nuestro cuerpo, deseo sexual o nuestra relación de pareja antes y después del bebé. Acabas de pasar por un gran cambio en tu vida y comparar sólo puede llevar a la frustración. Reconocer y aceptar este gran cambio es el primer paso.

Con todo esto, pensemos en lo que podemos hacer para mejorar este aspecto tan central de la vida: encontrarnos íntimamente con la persona que amamos.

¡Gracias Taly!