¿Te acuerdas de esas galletitas de queso en forma de pecesitos? ¿Las Goldfish? En casa nos encantan, pero hace tiempo no las vemos en las tiendas. Por eso decidimos buscar la receta y hacer nuestra propia versión: las estrellas doradas. Son puro queso, súper crocantes y facilísimas de hacer.

Necesitas una taza de harina sin preparar, 4 cucharadas de mantequilla FRIA, 8 onzas de queso cheddar rallado finito, 1/2 cucharita de sal, 1/2 cucharita de pimienta molida. Básicamente pon todo en tu batidora y bate lentamente hasta que se forme una masa. Envuélvela en plástico film y la metes en la congeladora por 10 minutos. Después la sacas y en una mesa enharinada trabajas la masa con un rodillo hasta que esté delgada (si la haces gruesa no saldrán crocantes). Hornea en horno precalentado hasta que estén doradas y crocantes entre 15 y 20 minutos.