Tal vez ya tengas tu disfraz para Halloween listo pero no te vas a acordar de tu maquillaje hasta que estés cansadísima después de la fiesta y no tengas como quitarlo. Aquí te paso los consejos de Selma, que incluyen ingredientes poco comunes como aceite de oliva y …¡Cloruro de Sodio!

Si te pusiste pestañas postizas o aplicaciones tipo lentejuelas, lo primero que debes hacer es saturar o remojar el área con un hisopo humedecido en desmaquillante, para que se vaya suavizando el pegamento mientras vas trabajando el resto de la cara.

“Ten a la mano algodón húmedo con agua (este es un truco para que la piel no quede grasosa, además evita que las fibras de algodón entren a los ojos o se queden en las pestañas) y un desmaquillante bifásico. Si no hubiese desmaquillador bifásico puedes usar como último recurso aceite de oliva, siempre con algodón humedecido en agua. Renueva el algodón cuantas veces sea necesario”.

Aquí está el tip inesperado, Selma nos explica: “Si tu piel quedó sensible recomiendo usar Cloruro de sodio, que es el suero que se usa cuando te ponen una vía intravenosa en la clínica, la aplicas directamente con algodón en todo el rostro o puedes hacer una mascarilla con gasa embebida en el suero. Es muy económico y es lo más estéril y parecido a la sangre. Te calma la inflamación de la piel. Otra alternativa es aplicar infusión de manzanilla fría con algodón o hacer igualmente una mascarilla”.

Termina con la crema hidratante de tu preferencia. Evitar a toda costa cualquier cosa que tenga alcohol ¡Gracias Selma!