En teoría, deberías lavarlas una vez a la semana, aunque depende mucho de la frecuencia con la que las uses. Si bien hay limpiadores especiales en las tiendas de maquillaje, yo lavo las mías con champú de bebes. Aquí te enseño cómo.

En teoría, deberías lavarlas una vez a la semana, aunque depende mucho de la frecuencia con la que las uses. Si bien hay limpiadores especiales en las tiendas de maquillaje, yo lavo las mías con champú de bebes. Aquí te enseño cómo.
Existen muchas maneras de lavar las brochas y, en mi experiencia, depende del tamaño de la brocha y para qué la uses. Es más fácil lavar una brocha que usas para productos en polvo—sombras, por ejemplo—que una brocha que usas para productos en crema, como bases, correctores o lápiz de labio.

brochas 5 y 6
Si la brocha es para productos en polvo, puedes poner un poco de champú en un bol con agua tibia y moverla hasta quitarle el maquillaje. Para las brochas que usas para productos en crema, funciona muy bien poner un poco de champú en la palma de tu mano y hacer movimientos circulares (si la brocha es circular) o de arriba hacia abajo (si la brocha es plana).
IMG_5595
Poner debajo del caño con agua tibia hasta remover todo el champú.
IMG_5656
Regresar a su forma original
IMG_5684
Poner a secar. Jamás secar con secadora, ni ponerlas paradas porque la humedad se pasa hasta el mango de madera de la brocha y, a largo plazo, éste se puede pudrir y el pelo de la brocha caer. Debes ponerlas echadas, sobre una toalla limpia al borde del lavatorio, con las cabezas colgando hacia afuera (como en la foto).