¡Hola chicas! ¡Las he extrañado! En estos días, como a muchas de ustedes seguramente, lo último que me provocaba era escribir o leer sobre temas de belleza. Nuestras prioridades han cambiado y estamos todos enfocados en hacernos útiles para los que más lo necesitan, de diferentes maneras. Las cosas volverán a su curso seguramente, pero en el ínterin quería compartir con ustedes algo que he descubierto y que creo que les va a servir mucho: la palabra hygge. Hygge es una palabra danesa que significa “el arte de crear intimidad” “la ausencia de molestias” “abrigar el alma”. Es difícil explicarlo con palabras, pero como diría el oso Winnie the Pooh “lo importante no es cómo se escribe sino cómo se siente”.

Estoy leyendo este libro maravilloso “The Little Book of Hygge, los Secretos Daneses para Vivir una Vida Feliz” escrito por Meik Wiking del Insitituto de Investigación de la Felicidad en Dinamarca, país que a pesar de tener un clima extremo varios meses al año y de tener impuestos altísimos es considerado uno de los más felices del mundo. Según Wiking el secreto de la felicidad de los daneses se basa en el hygge, la capacidad de crear una sensación de bienestar, seguridad y hogar en casa, a pesar de lo fuerte de la tormenta afuera.

El libro es maravilloso y está lleno de consejos y tips para lograr esta sensación de bienestar y seguridad, aquí les dejo algunas para poner en práctica esta misma noche en casa con la familia o amigos.

  1. Atmósfera. la iluminación es importante, bajar las luces, prender unas velas, no tener luces directas ni demasiado fuertes. Aparentemente los daneses se toman muy en serio la iluminación en casa, prefiriendo las luces cálidas y suaves que den una sensación de relajación (aparentemente son los mayores consumidores de velas en Europa).
  2. Presencia. Estar presente realmente, es decir: apaga el celular. Si estas sola y quieres leer un libro o ver tu serie favorita, también apágalo, date ese permiso para disfrutar del momento.
  3. Placer. Compartir algo rico para comer o tomar. Un té, café, un keke casero, galletas. Los daneses son los mayores consumidores de dulces de Europa. Mientras en Estados Unidos tienen a Superman, el Hombre Araña y Batman, los daneses tienen a Kagemand (el hombre torta). Kagemand es un elemento tradicional de los cumpleaños, es un keke de jengibre hecho de una masa dulce y decorado con banderillas, dulces y velas. Ahora, la idea no es que te atiborres de dulces sino que prepares (o mejor aun que preparen juntos) algo rico y que sea fácil de compartir. Hasta la canchita puede ser un alimento “hygge” sobre todo si todos comparten de un mismo bol.
  4. Equidad. Haz un esfuerzo para usar más la palabra “nosotros” que la palabra “yo”. Que nadie domine la conversación por mucho tiempo, que reine la armonía, no es una competencia. No es necesario alardear sobre nuestros logros. Los juegos de mesa pueden ser una manera divertida de pasar tiempo juntos (eso si, nada de trampas ni de sacar pica, eso mataría la atmósfera en una … jajajaja ).
  5. Gratitud. Siempre agradecer por lo que tenemos.
  6. El aroma del Hygge. ¿Alguna vez oliste algo que te transportó a tu “lugar seguro”? Es diferente para cada uno porque está directamente relacionado con nuestra infancia, cuando nos sentimos protegidos y cuidados. Para algunos puede ser el olor de las tostadas, el olor de los jazmines del patio de la casa, ¡el olor del jabón para lavar ropa! Para cada quien es distinto: encuéntralo y úsalo.
  7. Siempre juntos. Tu hogar es tu espacio de paz y seguridad, aquí construyes relaciones y recuerdos. Te sientes seguro y haces sentir seguros a los que te rodean. Esta es tu tribu.

En tiempos difíciles es bueno sentirse útiles y trabajar en comunidad para lograr nuestros objetivos. Pero también es lindo regresar a nuestro hogar para recargar fuerzas y poder regresar al día siguiente a dar lo mejor de nosotros mismos, siempre. ¿Les gustó el hygge? ¿Sienten que ya practican algunos de estos consejos? ¡Me encantaría saber!