No importa qué tanto tiempo (y plata) inviertas en un buen corte, cuánto gastes en productos, ni la cantidad de referencias que le lleves a tu estilista del color que buscas, si no te estás lavando bien el pelo, nunca lo tendrás como quieres. Primero lo primero.

La base de un buen pelo comienza en saber lavarlo correctamente, y algo que pensamos que hacemos bien y de memoria (total, lo hacemos mínimo dos o tres veces por semana) puede ser que lo estemos haciendo en “automático”.

Tenemos primero “los aliados”:

  • Un shampoo y reacondicionador adecuado para tu tipo de pelo (una vez al mes un shampoo clarificante)
  • La temperatura y la presión del agua
  • Un peine de cerdas gruesas

Pre Lavado

Antes de lavarte el pelo es importante desenredarlo y de esa manera distribuir los aceites naturales que salen de tu cuero cabelludo por todo el pelo. Además, si tu pelo tiene nudos es probable que empeoren durante el lavado. Según el famoso colorista Christophe Robin, el pelo se debe lavar lo mínimo posible y con mucho cuidado. Cuando notes el pelo seco y maltratado, la noche anterior a lavártelo puedes ponerle unas gotas de aceite de almendra o aceite de jojoba prensado en frío a las puntas.

Durante el lavado

El agua debe ser tibia: ni muy fría ni muy caliente. Ana Lía Sanchez, estilista de Clip Salon, me dice que el error más frecuente que ve en sus clientas es no repetir el shampoo. Se debe lavar dos veces SIEMPRE, usando poca cantidad de shampoo, lo equivalente a una moneda de sol en cada vez, y cuando enjuagues el shampoo final tu pelo debe “rechinar” (cuando pases tus manos por el pelo como haciéndote una cola, debe sonar) lo que significa que no hay residuos de producto. Asegúrate de quitar el exceso de agua antes de poner el reacondicionador (si no, estás tirando tu producto al agua), solo de medios a puntas y distribuye con movimientos rápidos de arriba hacia abajo. Enjuaga bien y siempre termina con un chorro de agua fría. Todos los estilistas a los que les he preguntado (y a los que he leído) recomiendan terminar con un chorro de agua fría. Esto cierra los poros de tu cuero cabelludo y activa la circulación.

La presión del agua también es importante. Según Jeanne Powers, la autora de The Modern Rapunzel, un libro llenecito de consejos para tener un buen pelo, cuando nuestra ducha tiene una presión fuerte se puede sentir muy bien, pero esta presión cuando da directamente al cuero cabelludo daña los folículos pilosos y a la larga debilita el pelo. Cuidado con eso.

Después del lavado

Seca con cuidado, nunca frotando con fuerza. Si tu pelo es de rulos o con tendencia al frizz puedes usar una toalla de microfibra (las venden en CasaIdeas Peru) o con un polo viejo de algodón. Peina usando un peine de cerdas gruesas y separadas, siempre comienza desenredando las puntas y vas avanzando hacia arriba.

¿Cómo escoger el shampoo/reacondicionador ideal?

Si compras en una peluquería, el estilista te recomendará el producto adecuado para ti, no compres por comprar, siempre pregunta por qué lo recomienda. Sácale provecho a tu cita y que te ayude a conocer tu pelo: es de raíces grasas y puntas secas? teñido? está perdiendo fuerza y volumen? Claro que el presupuesto también es algo para tener en cuenta, aquí te doy tres de mis líneas favoritas:


Davines es una marca que me encanta. Todos sus productos están hechos a base de insumos naturales combinandos con la tecnología más moderna. Tienen líneas a base de hierbas, frutos y vegetales, polen y diferentes aliados, seguramente encontrarás el perfecto para ti. Uno de mis infaltables es el Detoxifying Scrub Shaampoo que limpia y estimula en cuero cabelludo eliminado la acumulación de productos. Está hecho a base a alcachofas y aceite de jojoba. 100% recomendado, al menos una vez cada quince días. Puedes ver la línea entera de productos aquí.

Weleda es una marca accesible con productos que no llevan siliconas ni preservantes. Los puedes comprar vía online y no malogrará tu presupuesto mensual. Eso si, no verás un cambio inmediato … nuestro pelo está acostumbrado al brillo de las siliconas de los productos convencionales y toma algunas semanas que se “adapte” a este tipo de productos más naturales. Encuentras los productos aquí.

Aquí tienes otra opción libre de sulfatos, siliconas, aceites y parabenos. Son seguros en todo tipo de pelo, incluyendo el tratado con color, tratado químicamente, con keratina, servicios de textura y extensiones.