Tal vez no dormiste bien, tal vez comiste demasiada sal o (espero no sea el caso) estuviste llorando. Si te despiertas con los ojos hinchados este truco te ayudará a desinflamarlos.
cubo de hielo
Haz una infusión de té verde bien concentrada, 3 o 4 bolsitas de té verde en dos tazas de agua hirviendo. Deja entibiar. Ahora llena una hielera con esta infusión y congela durante toda la noche. La próxima vez que amanezcas con los ojos hinchados envuelve uno de estos cubitos en una gasa (las que consigues en la farmacia o las que se usan para los bebés).
 caras con hielo
Presiona suavemente el hielo envuelto alrededor de los ojos, desde abajo de la ceja hasta las ojeras siguiendo el movimiento del reloj. Los movimientos y la temperatura fría mejoran la circulación y ayudan a drenar los líquidos retenidos.
¿Tienes algún truco post mala noche que quieras compartir?