Antonia

NUESTRA CASA

¡Canchita!

12, Enero de 2015

Por Antonia del Solar

Si pienso en mis vacaciones de la infancia, se me vienen a la mente largas tardes sin hacer nada, conversaciones sin fin  en la playa o noches de películas con mis amigas… En todo caso, la canchita era algo que siempre estaba presente. Hoy yo no estoy de vacaciones pero mis hijos sí, y al prepararles este sencillo snack, yo también me transporto a esas épocas felices. Pero como bien se dice, en la variación está el gusto. Por eso, mi querida amiga Ximena Llosa de I cook you relax me dió tres recetas diferentes de cancha dulce y salada, cada una más rica que la otra. ¡Disfruten!

Esta es una de mis favoritas pero JAMAS me salía bien, se me quemaba el azúcar, se azucaraba, en fin. Ximena se paró a mi costado y me guió hasta que saliera perfecta. En realidad es bastante fácil teniendo en cuenta un par de truquitos. Necesitas una olla de fondo grueso (importantísimo), azúcar blanca (cuatro cucharadas por cada dos tazas de canchita), una cuchara de madera y una plancha para hornear galletas previamente engrasada con gotitas de aceite. Comenzamos poniendo la cancha ya hecha (sin sal) en la olla con el azúcar a fuego medio sin parar de mover y revolver, ni un segundo. En cuestión de segundos, verás como el azúcar se empieza a disolver y a cambiar de color, de blanco a caramelo. No dejes de mover ni un segundo tratando de cubrir cada canchita con la mezcla de caramelo. Anda bajando el fuego hasta que el caramelo llegue a su punto (cuidado que si se oscurece mucho se pone amargo). Ponlo en la plancha para galletas y deja que se enfríe.  Precaución: el caramelo quema horrible, es mejor no hacer esta receta con niños pequeños en la cocina.

Esta es mi favorita, me encanta. Es más, creo que puede ser inclusive un buen piqueo cuando vienen amigos a casa a tomar algo de noche. En una ollita de fondo grueso derrites una cucharada de mantequilla y agregas la canchita ya hecha (baja en sal). Apaga el fuego y ralla queso parmesano encima a gusto, termina rociando con tus hierbas favoritas.

Debo confesar que no le tenía mucha fe a esta opción pero Xime no me deja de sorprender. Esta canchita es divertida y deliciosa. Eso sí... hay que comerla inmediatamente (les puedo asegurar que no dura mucho). En un bol pones canchita ligeramente salada, le agregas leche condensada (sólo para humedecer, no tiene que estar tan mojada la mezcla) y polvo de cocoa (con un cernidor), terminas con bolitas de caramelo. ¡No saben lo deliciosa que es!

TE RECOMIENDO

Hola, soy Antonia

Me encanta la idea de compartir experiencias con una comunidad de mujeres donde todas nos podamos sentir reflejadas.

Sígueme:

¡No perdamos el contacto!

Su mensaje se ha enviado correctamente

Nuestros Auspiciadores

@ANTONIAENELESPEJO I INSTAGRAM