Antonia

TU MEJOR VERSIÓN

Que descanses

15, Marzo de 2018

Por Antonia del Solar

Fotos: Andrea Gianella

Creo que varias se van a identificar conmigo en esto. Después de un día de trabajo, de dedicarle las tardes y las noches a mi familia y a mi casa, llega la hora de dormir y lo primero que hago es: sacar la computadora. Tal vez quiero terminar de escribir un post o un artículo, tal vez simplemente quiero ver un capítulo más de mi serie favorita (prometo…¡Solo un capítulo!). Cuando finalmente apago la computadora, estoy agotada pero mi cerebro no logra desconectarse. La consecuencia es que me duermo tarde y que a la mañana siguiente amanezco cansada y de mal humor. Esos dichos “camarón que se duerme se lo lleva la corriente” o “descansaré cuando me muera”, que de alguna manera intentan justificar y hasta normalizar la falta de sueño como sinónimo de “éxito” o de “mujer ocupada”, NO VAN CONMIGO. Así, en mayúsculas. Para funcionar yo necesito dormir. Y dormir bien. 

Hace unas semanas, como una especia de señal, me llegó un artículo de Arianna Huffington, fundadora del portal de noticias Huffington Post (el cual devoro en las noches y es uno de los motivos por los cuales no puedo dormir después, ironías de la vida). Ella mencionaba que la falta de sueño es  “el nuevo cigarro” y que nunca hemos estado más faltos de sueño que en esta época, trayendo esto severas consecuencias físicas y emocionales. La misma Arianna, una confesa ex “adicta al trabajo” cuenta que en el 2007 literalmente se quedó dormida en mitad de una reunión, colapsó se cayó, rompiéndose  un pómulo. Ahora, escribe libros y artículos y da charlas sobre la importancia de dormir bien. Me llamaron la atención algunos consejos que he puesto en práctica con buenos resultados. Ahí te van...

1. No cargues tu celular en tu mesa de noche. Ponlo a cargar afuera de tu cuarto y usa una alarma de las antiguas para levantarte. 
2. Toma un té de hierbas caliente, puede ser manzanilla, muña, hierba luisa…lo que prefieras. Yo compro siempre hierbas frescas y las tengo en una jarrita en la cocina, tipo arreglo de flores. Voy cortando las ramitas a medida de que las voy necesitando. La diferencia en el sabor es abismal. 

3. Usa pijama. Puede ser un pijama, camisón o hasta un polo viejo que sea especial para ti pero la cosa es que SOLO  lo uses para dormir. 
4. No trabajes en la cama. Nunca. 
5. Toma un baño de sales de Epsom. Si no tienes tina o detestas usarla puedes inclusive hacer un pequeño “baño de pies” usando una taza de sales de epsom (la venden en tiendas tipo La Sanahoria o Flora y Fauna) y agua tibia tirando para caliente. Los minerales de estas sales te ayudaran a relajar los músculos después de un día largo.

6. Crea un ambiente. Tu cuarto debe tener una temperatura ligeramente fría. Puedes aromatizar usando gotitas de lavanda en un difusor o inclusive hay sprays especiales para usar en las sábanas (me parece que SwissJust tiene uno).  Yo encontré esta pomada de lavanda en Flora y Fauna y la uso (en poquísimas cantidades) con mi hijo menor a la hora de contarle el cuento antes de dormir. Lo único malo es que el olor es tan calmante que siempre me quedó a la mitad de la historia, jajajaja. Mentira, estoy exagerando. 

Por lo que me doy cuenta, según lo que leí y lo que estoy poniendo en práctica es que lo más importante es crear una rutina. Que es, obviamente, diferente para cada una. Me encantaría saber cuál es la tuya…¿Me cuentas?

TE RECOMIENDO

Hola, soy Antonia

Me encanta la idea de compartir experiencias con una comunidad de mujeres donde todas nos podamos sentir reflejadas.

Sígueme:

¡No perdamos el contacto!

Su mensaje se ha enviado correctamente

Nuestros Auspiciadores